Quistes odontógenos

¿Qué pasa cuando a uno le dicen que tiene un quiste en la mandíbula o el maxilar?

Lo primero es que la persona se asusta! no le gusta mucho que le digan que tiene un quiste, pero habitualmente, los quistes no suelen tener mucha importancia.  Los más frecuentes son los quistes radiculares, que son aquellos que se originan de la raiz del diente, y esto sucede porque existe una caries que ha invadido la pulpa del diente y la infección se ha propagado hasta el ápice de la raiz y de ahí al hueso, originando así una inflamación en el hueso que se transformará en un quiste.

Imagen de quiste radicular

En ocasiones, las piezas dentarias pueden estar incluídas en el hueso, el folículo que rodea la corona del diente incluído y que sirve para la formación de ésta, puede también degenerar en un quiste, a este quiste se le llama Quiste Folicular.

Veis en la imagen una muela del juicio incluída en el hueso con un quiste que se origina de la corona de la muela, es un quiste folicular.

Estas dos clases de quistes son los más frecuentes, y su tratamiento es la mayoría de veces quirúrgico, una vez tratados no suelen volver a salir.

Pero existen muchísimas otras clases de quistes de los que no hablaremos porque nos extenderíamos muchísimo.

Unicamente mencionar dos quistes que sí que son especiales por comportarse con mucha tendencia a recidivar, a volver a salir, son el queratoquiste y el ameloblastoma, estos dos quistes, aunque son quistes benignos, hay que ir con mucho cuidado y vigilarlos de cerca ya que una vez operados pueden volver a salir, el ameloblastoma es el que se comporta de forma más agresiva y dependiendo del tipo de ameloblastoma, en ocasiones hay que quitar el quiste y la parte del hueso relacionada con éste.

Ameloblastoma

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.