¿Qué es la otoplastia?

La otoplastia es una de las intervenciones de cirugía plástica más comunes en los niños entre 7 y 14 años de edad. A parte de los niños hay muchos adultos que deciden someterse a este procedimiento para corregir orejas prominentes, lóbulos deformes y orejas sin pliegues naturales.

Las orejas de los niños se desarrollan por completo a los siete años, edad en la que se puede valorar la corrección de las mismas. Operar en edad temprana tiene dos ventajas: una mayor facilidad de conformación y un beneficio psicológico inmediato.

Tipo de intervención

Se suele poner una anestesia general para pacientes más jóvenes y una anestesia local, combinada con una sedación leve, para adolescentes y adultos.

Cirurgia
1h de intervención. Sin ingreso.

Recuperación

Después de la intervención un paciente joven tiene que estar a reposo durante al menos siete días. Los adultos durante los tres primeros días después de la intervención.

¿Como es el procedimiento?

Las técnicas varían en función de la anatomía general de las orejas, la medida de cartílago de las mismas, la piel excesiva en el área circundante, o el grado de deformidad en otras áreas. Durante el proceso de una de las técnicas más comunes, el cirujano realiza la incisión en la parte posterior de la oreja, para esculpir el cartílago expuesto y más tarde recolocarlo de forma natural. Otra técnica consiste en retirar la piel, y plegar el cartílago hacia atrás, sin eliminarlo.

En los casos de oreja micrótica o micrótia – malformación congénita -, en que las orejas presentan un tamaño muchísimo menor al normal, o incluso la ausencia total de la misma, es necesario un proceso de construcción total, mediante injertos.