Botox

El Botox es uno de los tratamientos no quirúrgicos más populares que, de forma sencilla segura y no invasiva, atenúa las arrugas de expresión, surcos y patas de gallo, aportando luminosidad a la piel y un aspecto más juvenil sin tener que recurrir a la cirugía.

El Botox se inyecta en los puntos donde queremos eliminar las arrugas, paralizando los músculos que las provocan. Las inyecciones, previa anestesia local o crema anestésica, son prácticamente indoloras, aunque el pinchazo puede ocasionar leves molestias.

Después de una semana y durante un periodo de seis meses se pueden ver los resultados. Sin embargo, la duración de las sucesivas infiltraciones es más prolongadas.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestro organismo y que contribuye a hidratar la piel, pero con el paso del tiempo su presencia disminuye notablemente produciendo un envejecimiento de la piel con la aparición de arrugas y pérdida de firmeza. Gracias a su gran capacidad para rejuvenecer e hidratar la piel se emplea en tratamientos cosméticos indicados para combatir las arrugas de expresión, la perdida de volumen de los labios y pómulos.

Las zonas más comunes en las que se aplica son:

Contorno y comisura de los labios.
Volumen labial y facial.
Arrugas labiales.
Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).
Patas de gallo.

El ácido hialurónico siempre debe ser inyectado por médicos especialistas y en centros autorizados. Se trata de un tratamiento rápido que suele realizarse de forma ambulatoria. No suele ser un procedimiento doloroso.

Tras someterse al tratamiento podría aparecer de forma transitoria un ligero enrojecimiento, hinchazón o pequeño hematoma en la zona inyectada. La mayoría de estos efectos suelen desaparecer en un corto período de tiempo que oscila entre las 48 horas desde que se realizó la aplicación hasta una semana después.

Los resultados estéticos del tratamiento de relleno con ácido hialurónico son inmediatos ya que la sustancia inyectada rellena las arrugas. El efecto del ácido hialurónico suele durar unos 6-9 meses. Por eso se suele hacer aproximadamente una o dos veces al año.

Plasma

El plasma rico en plaquetas o PRP es un tratamiento ideal para aquellos casos en los que se desea mejorar el aspecto de la piel, aumentar su firmeza y luminosidad.

Es un tratamiento ambulatorio que se realiza en la consulta. El primer paso, es tomar una muestra de sangre del paciente. Después la muestra se lleva a un proceso de centrifugación y separación que da como resultado el Plasma Rico en Plaquetas que se aplica en la piel por medio de micro inyecciones. Cuando se complementa el PRP con Células madre, los resultados se ven potencializados significativamente.

Las células madres permiten una regeneración y reparación de los tejidos. Este tratamiento combate la flacidez, pérdida de volumen y el envejecimiento propio del rostro.