Esta simetría se consigue nivelando las estructuras de la cara, pero esta nivelación carece de movimiento, es por eso que se llaman técnicas estáticas.

Dentro de estas técnicas disponemos de:

Cantoplastia: consiste en levantar el lado externo del ojo para hacer que este no lagrimee y quede simétrico con respecto al lado de la cara no afecto.

Ritidectomía o lífting facial unilateral: consiste en levantar la piel del lado afecto para poder nivelar la zona de los labios y el cuello con respecto al lado afecto.